Entre quedar embarazados de los planes del Señor y darlos a luz hay todo un proceso. El nacimiento de un bebé suele tardar nueve meses más o menos, producir mareos y dolores de parto, entre otros síntomas. María, la madre de Jesús, experimentó las dos cosas en una, el nacimiento de un niño y el cumplimiento de la mejor promesa para la humanidad, la razón por la cual celebramos la Navidad. 

Nos pusimos en los zapatos de ella para recolectar lecciones que nos daría a quienes anhelamos concebir los bebés espirituales que hay en nuestro interior: 

Eres favorecido, el Señor está contigo

Eso fue lo primero que el ángel Gabriel me dijo cuando se presentó para prometerme que sería la madre de Jesús. Esta es una verdad para todos los que recibimos el llamado de Dios a hacer parte de sus planes eternos.

Te esperan cosas sinsentido humano

Lo que no imaginaba era que ser favorecida incluiría quedar embarazada por el poder del Espíritu Santo, antes de casarme y siendo virgen. No existía una forma natural. Los escritos judíos no me daban un punto de referencia. Nadie a mi alrededor había vivido algo parecido. Así es como suelen lucir las promesas de Dios: sinsentido e imposibles. 

Es normal que tengas miedo y muchas preguntas

Cuando escuché la promesa quedé aterrada: Jesús sería muy grande y lo llamarían Hijo del Altísimo. Dios le daría el trono de su antepasado David y ¡su reino no tendría fin! Le pregunté al ángel cómo podría suceder eso, si yo era virgen. Él me tranquilizó y recordó que para el Señor no hay nada imposible. No se enojó porque estuviera asustada ni porque le expresara mis dudas. 

Solo di que sí

Aunque todo seguía siendo incomprensible, decidí responderle sí a Gabriel: «Soy la sierva del Señor. Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí». Pude haberle dicho algo como «amo a Dios, amo esta experiencia sobrenatural, pero estoy muy asustada. Soy virgen, ¿qué van a pensar José y mi familia? Mejor, dile al Señor que busque a otra persona que dé a luz la promesa». 

No todos te creerán 

Te imaginarás cómo me sentí cuando mi prometido, José, no me creyó. Era un hombre bueno y no quiso avergonzarme en público, pero rompió nuestro compromiso. Necesité la intervención de un ángel que le explicó lo que había pasado, para que cambiara de opinión y me aceptara como esposa. Es posible que, aun las personas que amas y te aman, duden de lo que Dios te ha prometido y cuestionen lo que haces para lograrlo, pero por experiencia puedo decirte que sí Él lo prometió, Él lo cumplirá.   

Rodéate de más embarazadas

Visitar a Elisabet fue muy alentador. Cuando la saludé, su bebé saltó en su vientre, ella se llenó del Espíritu Santo y me dijo: «Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y tu hijo es bendito. Eres bendita porque creíste que el Señor haría lo que te dijo». ¡Cuánto me hacían falta esa palabras! Solo alguien que espera un bebé que ama o el cumplimiento de una promesa muy anhelada, sabe lo que necesitas para no rendirse ante el desánimo, el cansancio o la impaciencia. 

No abortes la promesa

El embarazo implica sacrificios: cargar un gran peso, tener malestares e incomodidades. El bebé te estira, hala todo lo que hay dentro de ti y te da una nueva forma. Te da una nueva perspectiva frente a las cosas pero también esperanza acerca del futuro. Algunas personas prefieren abortar, pero Dios está buscando personas que le digan sí a sus promesas tanto cuando estén disfrutando el proceso, como cuando las cosas se pongan difíciles y tengan que hacer sacrificios para llegar a ver su cumplimiento. 

Adora mientras esperas

No canté El Magníficat pensando en que se convertiría en un hit. Fue la adoración espontánea que brotó de mí cuando comprendí que Dios se había fijado en mí cuando ni yo misma me consideraba apta y por eso las generaciones me llamarían bendita. Cada vez que nos enfocamos y adoramos al Dador y cumplidor de promesas, recibimos fuerzas sobrenaturales para cargar nuestro bebé (promesa) con alegría.

Te sentirás fuera de lugar

Donde quiera que iba, tenía que lidiar con miradas y comentarios molestos. Llevaba dentro de mí la promesa de Dios, pero la gente me consideraba una persona impura. En la mayoría de lugares no encajaba, tanto así que nadie nos hospedó aunque el bebé estuviera por nacer. Finalmente, José y yo llegamos a un establo lleno de animales, no olía muy bien ni era la forma en que soñamos que sucederia. Sin embargo, allí nació Jesús. Así como el Señor nos dio la promesa, Él mismo dispuso también la forma y el lugar en que veríamos su cumplimiento. 

Te dolerá

El parto produce un estiramiento, los vasos sanguíneos se rompen y esto causa muchísimo dolor. Pero, como decimos todas las mamás, una vez tienes al bebé en brazos y lo miras a los ojos, olvidas lo difícil que fue. El gozo se vuelve más grande que el sufrimiento. Mucho más, al ver que el niño crece y cumple el propósito del Padre. 

Algunos querrán matar tu bebé

Cuando Herodes envió a matar a todos los niños que vivían en Belén y sus alrededores, tuvimos que huir a Egipto. Pero no solo personas querrán destruir tu promesa, sino pensamientos negativos, desánimo e incredulidad. Tendrás que cuidarlo y cuidarte. Solo Dios te dará la fuerza que necesitas para defender la promesa que viste crecer día a día dentro de ti y la convicción para no rendirte. 

Disponte para que Dios haga lo que quiera

Simeón me profetizó una vez en el templo: «Este niño está destinado a provocar la caída de muchos en Israel, pero también será la alegría de muchos otros. Fue enviado como una señal de Dios, pero muchos se le opondrán. Como resultado, saldrán a la luz los pensamientos más profundos de muchos corazones, y una espada atravesará tu propia alma». Eso fue lo que sentí cuando vi a mi hijo Jesús en la cruz. Tuve que recordarme muchas veces que antes de ser mi hijo, era el hijo de Dios y su Padre tenía un plan eterno con Él. Tuve que recordar que aunque tuve a ese niño dentro de mí, no me pertenecía, que su misión era mayor que yo y más grande que mi amor por él. 

Lo lograrás

Si siendo una joven normal, pude llevar en mi vientre a Jesús y darlo a luz, tú también podrás hacerlo con cada promesa que Dios ha puesto en ti. El precio fue más alto de lo que imaginé, pero tuve el privilegio de ser testigo y partícipe de los planes de Dios para el mundo. 

Dios necesita personas que crean en sus sueños, así que créele al Él todas y cada una de las palabras que ha dicho, si no las recuerdas, ve a tu Biblia, subráyalas y escríbelas, no las olvides y piensa que ya están dentro de ti, creciendo, madurando y esperando a que Él diga el lugar, la hora y el momento en que las verás con tus propios ojos. Finalmente, recuerda que “Dios no es un simple mortal para que mienta o cambie de parecer. Si él habla, ciertamente actúa; si él dice algo, lo lleva a cabo”, (RVRC). 

 

SEGURIDAD Y PRIVACIDAD

Información al Consumidor

En nuestro sitio web podrás realizar la compra de tus productos y servicios con confianza, ya que disponemos de los más altos estándares para mantener la seguridad en tus transacciones. Además, mantenemos la privacidad de los datos que ingresas.

Seguridad de nuestro sitio web

  • Comprar a Través de nuestro sitio web es Cómodo, Fácil, Rápido y SEGURO.
  • Trabajamos con los más altos estándares y certificaciones internacionales de seguridad.
  • Contamos con la tecnología TLS / SSL y con un servidor certificado por una entidad de confianza (Amazon).
  • Toda la información ingresada en nuestro sitio se mantiene de forma estrictamente confidencial.

¿Qué Medidas de Seguridad Toma nuestro sitio web?

Contamos con la tecnología TLS (Transport Layer Security) que asegura tanto la autenticidad de nuestro sitio como el cifrado de toda la información que nos entregas.

Cada vez que compras un producto en nuestro sitio web y nos entregas información de carácter personal, sin importar dónde te encuentres, tu navegador se conecta a nuestro sitio a través del protocolo TLS que acredita que estás realmente en nuestro sitio web y en nuestros servidores (lo cual notarás con la aparición del código HTTPS en la barra de direcciones de tu navegador). De esta forma se establece un método de cifrado de tu información y una clave de sesión única.

Esta tecnología permite que tu información personal, como tu nombre, dirección e información de tarjeta de crédito sea codificada antes de tu transferencia para que no pueda ser leída cuando ésta viaja a través de Internet.

Todos los certificados TLS se crean para un servidor particular, en un dominio específico y para una entidad comercial comprobada.

Políticas de Privacidad

¿Qué Datos Solicita nuestro sitio web?

Información necesaria para la compra de un producto. Esto es nombre, apellido, dirección, teléfono, e-mail y datos necesarios de acuerdo al medio de pago escogido.

Eventualmente información sobre sus intereses y preferencias personales, todo con el fin de desarrollar nuevos productos y servicios.

Toda la información ingresada a nuestro sitio web se mantiene de forma estrictamente confidencial.

¿Qué Datos Conserva nuestro sitio web?

Conservamos tus datos personales, como nombre, apellido, dirección, e-mail y la historia de todas tus compras. Estos datos podrían ser utilizados para informarte, por ejemplo, sobre posibles ofertas y promociones. Nuestro sitio web NO conserva la información de tu tarjeta de crédito. Este sitio web usa Google Analytics Premium, un servicio de analítica web que provee Google Ireland Limited (“Google”). Google Analytics Premium usa “cookies”, que corresponden a archivos que se almacenan en tu navegador para recopilar información general de tu manera de usar el sitio web: páginas que visitas, dónde haces click, tiempo que permaneces en el sitio, edad, género e intereses, etc. Declaración de Privacidad: Es importante que sepas que CANZION GROUP LP no traspasará, bajo ninguna modalidad y a ninguna empresa que no pertenezca al grupo de empresas de CANZION GROUP LP, datos personales de las operaciones realizadas a través de este sitio web, y te asegura que estos serán manejados en forma absolutamente confidencial y conforme lo dispone la legislación vigente en materia de tratamientos de datos de carácter personal (para Chile Ley N° 19.628 sobre protección de la vida privada o protección de datos de carácter personal). Lo anterior no obsta a compartir tus datos con aquellas empresas con las que CANZION GROUP LP tenga alianzas o asociaciones comerciales, en la medida que lo hayas autorizado previamente y con el solo objeto de ofrecerte los productos, servicios y beneficios que tengamos para nuestros clientes. El cliente siempre tendrá derecho a requerir información de sus datos personales registrados y disponer la rectificación, eliminación y/o cancelación de estos datos cuando lo estime conveniente, en conformidad a la Ley N° 19.628 sobre Protección de la Vida Privada. La información generada por estas cookies sobre el comportamiento de los usuarios, así como de sus direcciones IP, es transmitida por el navegador hacia los servidores de Google en Estados Unidos y otros países. En nombre de nuestro sitio web Google usará esta información con el propósito de generar reportes sobre la actividad que ocurre en el sitio web, ofreciendo además servicios adicionales para el análisis del comportamiento de los usuarios. Las direcciones IP recopiladas por Google Analytics no serán asociadas con ninguna otra información que Google pueda tener almacenada en otros servicios. Asimismo toda información recopilada es general, de tal manera que conserva el anonimato completo de los usuarios que navegan por el sitio web. Tu puedes eliminar el uso de estas cookies de almacenamiento de información de manera voluntaria, en cualquier momento, a través de la configuración apropiada de tu navegador. Sin embargo debes tener en cuenta que esto podría provocar que no seas capaz de obtener todo el funcionamiento que este sitio web ofrece.